Archivo de la etiqueta: historia de tornavox

Necios y aferrados tornavoxes

– Soñadores olvidados –

¿Cuántas personas en el mundo sueñan con ser parte de algo especial? ¿Cuántas personas tienen cierto interés por crear y plasmar sus sentimientos en obras que no se desgasten ni se destruyan?

Probablemente todos, cuando somos niños, deseamos más que nada en el mundo el poder realizar nuestros más profundos y secretos sueños, siempre siguiendo las estrellas de cerca. Tal vez el 100% de la gente durante la primer etapa de su vida tiene esa idea inocente de ofrecer su corona con tal de calmar la ansiedad de volar, así de sencillo, sin miedos, sin preocuparse por perder o arriesgar algo.

Desafortunadamente la mayoría de esa gente con el tiempo va olvidando sus ideales y asediados por este planeta en donde todo se comporta hostil nuestros sueños van muriendo lentamente en un rincón oscuro y húmedo de nuestra mente. Si esa gente dejara de preocuparse tanto por las cosas banales de esta vida y comenzara a ocuparse más en tocar el firmamento, seguramente este mundo sería distinto.

– Pulsos eléctricos –

Sabemos lo difícil que es mantener vivos los sueños, lo hemos vivido y sufrido en carne propia, el tener que pagar para comer, para vestir, para transportarnos, para educarnos, para comunicarnos y en fin, prácticamente el tener que pagar para vivir hace que el llegar al final de la odisea sea casi imposible. Todos sabemos que hay varias claves para poder realizar placenteramente lo que alimenta directamente a nuestra alma y no a nuestro bolsillo, ya sea trabajarlo incansablemente, no tener miedo, disfrutarlo, darnos el tiempo, esforzarnos el doble, ser otro ser, sacrificar otras cosas y muchas buenas prácticas más, pero en estas líneas vamos a mencionar algo que debería ser el número uno y podrá interpretarse de diferente manera por cada persona; Enviar pulsos eléctricos a lo que deseamos.

– Nuestro paisaje sónico –

Así ha sido la vida del proyecto Tornavox, siempre aferrados a crear ese paisaje sonoro en donde nos gusta desenvolvernos, todos los días remando contra corriente y siendo los necios y locos de la sociedad.